Biología sintética, ¿una buena idea para la recuperación del medio ambiente?

La población mundial cada día tiene más retos para la recuperación del medio ambiente. La biología sintética es una de aquellas ideas que prometen la creación de nuevas formas de vida artificial. Ahora bien, ¿es una buena idea?

Para empezar, es necesario que se aclare que la biología sintética busca el diseño y fabricación de componentes y sistemas biológicos que, ensamblados e introducidos en organismos ya existentes, dan lugar a nuevos organismos capaces de responder a determinados estímulos de una forma programada, controlada y fiable; a través de operaciones tecnológicas creadas por científicos, permitiendo de cierto modo recuperar algo de lo que el medio ambiente va perdiendo poco a poco a causa de los problemas ambientales que no se han enfrentado hoy por hoy.

La biología sintética se ha propuesto no solo a liberar organismos genéticamente modificados en el medio ambiente con el fin de alterar permanentemente poblaciones completas de especies, sino también a crear plantas resistentes a las enfermedades y nuevos tipos de medicamentos, para eliminar enfermedades, especies invasoras, y ayudar a plantas y animales amenazados aumentando su resiliencia; sin embargo, existen consecuencias negativas que se pueden mencionar en esta actividad.

«El uso indebido de estas tecnologías y el desconocimiento de sus consecuencias involuntarias podrían causar daños ambientales irreversibles», dicen especialistas de ONU Medio Ambiente y coordinador del informe Fronteras; de igual manera se afirma además que cabe la posibilidad de que un grupo terrorista o un gobierno recree un virus como el de la viruela u otros virus patógenos que amenazan la vida del ser humano; este es un peligro real porque ya existe una tecnología para sintetizar un virus a partir de sus instrucciones de ADN.

Dicho lo anterior, contéstese usted mismo interiormente la pregunta inicial, ¿es la Biología sintética una buena idea para la recuperación del medio ambiente? o ¿es simplemente un “arma de doble filo” a la que no debemos acudir?

Por: Luisa Arango – Comunicadora Social y Periodista (UPB)

Fuentes utilizadas:

Deja un comentario

Scroll al inicio