Enfriamiento global

Uno de los problemas relacionados con el cambio climático es la incertidumbre que provoca entre los expertos, pues se centran en que la temperatura global subirá entre 1,8 y 4 grados durante este siglo, y por otro lado hay voces que se alzan en una posición diametralmente opuesta. Sin embargo,  algunos expertos consideran que el mundo sufrirá el verdadero enfriamiento global entre los años 2030 y 2040.

Es relevante empezar mencionando que el término de enfriamiento global  se ha utilizado para referirse a las tendencias de enfriamiento discreto en la temperatura media global que puede durar un orden de décadas, y también a una teoría científica que postula el deslizamiento de la Tierra hacia la próxima edad de hielo. Gracias a esta variación en uso, el significado específico del enfriamiento global tiene que ser evaluado caso por caso.

Esta circunstancia ya ha sido protagonista en nuestro planeta Tierra, entre los años 40 y los 70 del pasado siglo, las temperaturas medias globales se refrescaron, constituyendo un período de enfriamiento, y de preocupación en los años 70 entre algunos científicos, los miembros de la prensa y  los responsables.

El enfriamiento global se produce de forma cíclica y está directamente relacionado con los cambios que sufre el campo magnético del Sol, así como con las manchas solares que se pueden apreciar en la superficie de este cuerpo celeste. Dichas manchas, además, varían cíclicamente y tienen gran influencia en el ambiente terrestre, quedando reflejados gracias a isótopos como el Carbono 14 o el Berilio 10.

El ozono mantiene calientes las corrientes de aire y se forma gracias a los rayos ultravioletas que emite el Sol. Cuando la actividad solar es intensa, se produce mucho más ozono debido a las llamaradas solares. Por tanto, si esta actividad disminuye, también lo hará la cantidad de ozono atmosférico, con lo cual será más difícil mantener calientes las capas bajas de aire de la atmósfera.

Sin embargo, estudio y expertos mencionan que será necesario esperar al menos 10 años más para confirmar que las predicciones anteriores mencionadas del equipo de la Universidad de Northumbria sean acertadas y, sobre todo, será necesario dedicar más esfuerzos al estudio tanto del enfriamiento global del planeta como de las consecuencias que pueda acarrear a nivel social, económico y ambiental. Finalmente aunque las consecuencias pueden abrumar a los seres humanos, este cambio climático abrupto dicen los expertos que obliga a las plantas, incluidos los cultivos, a adaptarse y diversificar los cultivos.

Por: Luisa Arango – Comunicadora Social y Periodista (UPB)

Fuentes utilizadas:

Deja un comentario

Scroll al inicio