¿Qué tan degrada está la capa de ozono?

Reconociendo la capa de ozono como un cinturón de gas ozono natural que se sitúa entre 15 y 30 kilómetros sobre la Tierra, esta actúa tal y como si fuera un escudo humano contra la dañina radiación ultravioleta B emitida por el sol. Ahora bien, existiendo una preocupación mundial por su deterioro, descubramos qué tan degradada está la capa de ozono y si el panorama es positivo o no tanto.

La contaminación producida por productos que contienen químicos como el cloro y bromo son las principales consecuencias de dicha degradación, dicho lo anterior, cabe resaltar que también gran parte de esta contaminación es producida por el hombre desligándose así otro problema ambiental que es el calentamiento global. Este deterioro constante que se ha registrado en la capa de ozono permite que grandes cantidades de rayos B ultravioleta alcancen la tierra lo que puede provocar cáncer de piel, cataratas en humanos, afección al sistema inmunológico, Alteración de la visión y problemas respiratorios.

Para dimensionar un poco qué tan degradada está la capa de ozono, existe un «agujero» de dimensiones y profundidad preocupante en la Antártida, el tamaño de dicho agujero en septiembre de 2018 es de 23 millones de km2, casi la misma cantidad de superficie que América del norte. Sin embargo, los últimos datos registrados resultan positivos ya que Copernicus Atmosphere Monitoring Service (CAMS) señaló en un estudio realizado que el agujero de ozono en dicha zona ha comenzado a formarse aproximadamente dos semanas antes de lo que se esperaba, en comparación con los dos años anteriores.

Aunque estamos lejos de volver recuperar totalmente la capa de ozono, los expertos calculan que para el año 2030 la capa estará completamente recuperada en el hemisferio norte, mientras que en el hemisferio sur habrá que esperar hasta 2060.

Teniendo en cuenta que la destrucción de la capa de ozono es mayor cuanto menor es la temperatura, por ello se incrementa en invierno y comienzos de primavera; el año pasado (2019) entró en vigor la enmienda de Kigali, un acuerdo firmado en 2016 con el fin de reducir las emisiones de HFCs (Hidrofluorocarbonos), utilizados principalmente en sistemas de refrigeración, aires acondicionados y bombas de calor. El compromiso de los 197 países que participan en el acuerdo previene la emisión de 80.000 millones de toneladas de CO2 hasta el 2050.

Siendo el panorama positivo, es importante que no se baje la guardia y evitar lesiones al planeta que en un futuro puedan ser irreparables.

Por: Luisa Arango – Comunicadora Social y Periodista (UPB)

Fuentes utilizadas:

https://noticias.eltiempo.es/que-esta-pasando-con-la-fragil-capa-de-ozono-de-la-tierra/

Deja un comentario

Scroll al inicio